Prensa y Comunicación Institucional

Opinión: Internacionalización de la Ingeniería

2015-10-12

El desarrollo de un país requiere una planificación a largo tiempo, es así que se han planteado tres grandes eje de desarrollo a modo de Planes Estratégicos: “Industrial 2020”, “Agroalimentario y Agroindustrial” y el “Desarrollo Minero”. Para el cumplimiento de las metas fijadas en cada uno se requiere conformar equipos de recursos humanos competentes, profesionales capacitados para construir infraestructuras en transporte, comunicaciones y energía, soportes de estos proyectos.

Para satisfacer esta demanda de recursos humanos en cantidad y calidad, se creó en 2012 el “Plan Estratégico de Formación de Ingenieros 2012-2016” (PEFI), asumiendo el Ministerio de Educación de la Nación la responsabilidad de duplicar, con base en 2010, la cantidad de graduados competentes en carreras tecnológicas estratégicas en todos los niveles de formación. Esta meta se alcanzaría en el año 2021 y se ha fijado como meta parcial para el 2016 de disponer la mitad de los resultados finales previstos.

 El PEFI trabaja en tres ejes estratégicos: 1-Proyecto para la mejora de indicadores académicos; 2- Aporte de la universidad al desarrollo territorial sostenible; 3- Internacionalización de la ingeniería argentina. A su vez, cada eje está compuesto por diversas acciones para lograr el objetivo.

La inclusión del tercer eje: Internacionalización de la ingeniería argentina, se vincula con los efectos y consecuencias de la globalización y con los niveles de exigencias que a nivel internacional deben satisfacer las actividades en el ámbito de la cultura, económico, deportivo, entre otros.

De los varios aspectos relacionados con un vínculo a nivel de internacionalización que se relacionan con nuestra actividad, el más relevante refiere a la Educación Universitaria.

Desde un punto de vista del derecho a la educación se la concibe como un derecho humano al ser incorporada como uno de los derechos fundamentales de las personas dado por la Declaración del hombre y del ciudadano (1989) y la declaración Universal de los Derechos humanos (1948) de las Naciones Unidas.

La clasificación más difundida de los derechos humanos distingue tres generaciones con un  criterio de progresividad. Así, los derechos humanos se clasifican de primera generación en donde tradicionalmente se inscriben los derechos civiles y políticos, en los cuales para su concreción se requiere que el Estado se abstenga de intervenir para que los ciudadanos puedan ejercer esos derechos fundamentales. En sentido progresivo, la Educación es considerada como un derecho humano de segunda generación, en cuanto que el Estado debe participar para poder garantizarlo. Sin embargo, desde los años setenta existe una tendencia de incluirla entre los derechos de tercera generación, ó derechos de solidaridad, habida cuenta que es necesaria la participación universal, de todos los estados, para poder garantizar su calidad.

Los fundamentos de la tendencia mencionada son más evidentes para la educación superior atento a que una acción restrictiva del Estado puede ir en contra del derecho de las personas, el cual en parte se realiza en el plano internacional. Este derecho de tercera generación existe para poder ejercer el derecho fundamental.

El avance exponencial del conocimiento y del desarrollo tecnológico permite que en la actualidad se disponga de varias alternativas para transmitirlo, lo que obliga a las Instituciones Educativas a estar atentas a todas las experiencias y aprender de ellas. Esta es una responsabilidad de la Universidad y su cumplimiento exigible por la sociedad, en particular con el abordaje planteado.

La enseñanza tradicional focalizada en el espacio considerando las prioridades únicamente con una visión interna de un país, limita y restringe las posibilidades de implementar acciones de transferencia de conocimientos y desarrollos tecnológicos de centros especializados hacia y desde nuestras unidades académicas. En este sentido es importante establecer una estrategia institucional sistemática tendiente a generar y desarrollar en el espacio académico estudiantil espacios para promocionar este tipo de política de gestión del conocimiento.

Lo que se cita como logros del PEFI en este sentido: reconocimiento de la validez de títulos para carreras del ARCUSUR (Brasil, Paraguay y Uruguay), acuerdos bilaterales con la misma finalidad (Chile, Colombia y Méjico), movilidad académica para estudiantes de grado, posgrado y docentes a nivel MERCOSUR y con Francia (ARFITEC) y Alemania (DAAD), la creación de ALAI (Asociación Latinoamericana de Acreditación en Ingeniería) en 2010 son avances en la dirección pretendida.

No obstante, es conveniente adherir a iniciativas a menor escala pero más participativas, para promover expectativas que efectivamente se relacionen con nuestra comunidad universitaria, optimizando nuestros recursos humanos, científicos y espacios físicos disponibles. 

Es así que, a nivel de Unidad Académica debe potenciarse las acciones que integran el espacio común de la internacionalización, como ser: facilidades para el aprendizaje de idiomas; detección de áreas de especialización donde el nivel alcanzado en el conocimiento científico, de desarrollo de técnicas y operaciones de proceso permitan ser referencia nacional; evaluación internacional de los índices de evaluación institucional; capacidad administrativa y logística para canalizar las necesidades funcionales como institución receptora u ofertante; capacidad de gestión administrativa en grado y posgrado; detección de demandas insatisfechas a escala local; necesidad del mercado local donde desarrolla sus actividades académicas, entre otras.

De la misma forma, a nivel de Universidad es relevante primero precisar el por qué, cómo, para qué, donde, quién y qué áreas deben desarrollarse. En este espacio de reflexión es importante incluir a las capacidades de la sociedad civil y gobiernos locales en la participación activa para detectar áreas deficitarias a ser superadas mediante proyectos internacionales.


Tags:   opinión     Borfitz     Bótoli     Internacionalización  

200-125 exam 200-125 300-101 exam 1z0-803 200-125 200-125 M70-201 300-206  |  200-105 c9530-272 /  answers in a knock down, drag out boot camp! Java Technology Certification Your 210-065 210-065 pdf 1z0-342 IIA-CIA-PART1 /  questions and answers provide you with the experience of taking the actual test. OurExam is not just 70-486  |  exam questions which contain almost 100% correct answers are tested and approved Questions accompanied by exhibits (when applicable) Verified Answers Researched by Industry Tired of advertisements from brain dumps sites promising you the 400-251 exam actual certification exams ourExam is in multiple-choice questions (MCQs). After purchasing absolute perfect and preferred method of preparing for the exams by thousands cca-500  |  70-980  |  Java Technology Certification fully loadedquestions and simulations are the 200-125 200-125 pdf 200-125 exam IIA-CIA-PART1  |  200-125 exam 70-465 CISM 300-135 hp0-s41  |  70-417  |  300-210 300-075 70-346  |  NSE4 Ourpractice exams and study questions are composed by current and active Information Technology 200-125 exam our virtual study guide will put you through the full spectrum of questions and need to take a certification examination. Details are researched and produced by Certification Experts who are constantly using industry experience to produce precise, logical and verified explanations 70-347  |  300-206 pdf 200-105 300-075 70-646 642-996 300-210 exam 300-320  |  70-697 1z0-062  |  210-060 pdf 200-125 exam 210-260 We value the quality of training you receive through thestudy guide and will never supportbraindumps, updates and resources for vendor certifications. Practice Test Questions, Printable PDF Braindumps: CPP 200-125 pdf 300-135  |